Hasta este miércoles 8 de agosto, día después de la posesión presidencial, se conoció que el gobierno de Juan Manuel Santos, de la mano de la Cancillería, informaron a la Misión Diplomática de Palestina la voluntad de reconocerlos como un Estado libre, independiente y soberano por parte de Colombia.

La decisión habría sido tomada desde el día 3 de agosto, por lo que generó impacto para el gobierno entrante y para la embajada de Israel en el país.

Con gran decepción y calificándola como “una bofetada de un aliado fiel”, la embajada israelí se expresó con gran molestia sobre esta última decisión del gobierno Santos, ya que según lo informaron en un comunicado, esta es una contradicción a la calidad y cercanía de las relaciones entre las naciones y sus gobernantes.

Criticaron además el hecho que no se les haya informado con tiempo sobre la toma de esta decisión, toda vez que esto representa un cambio político drástico para su aliado, por lo que esperaban un informe por parte del “gobierno amigo” sobre algo de este calibre.

No solo mostraron decepción ante la determinación de Juan Manuel Santos, sino por cómo recibió la noticia el nuevo gobierno de Iván Duque, motivo por el que le han pedido expresamente que se “revierta la decisión”, ya que esta afecta los intereses de ambas naciones y está en contradicción con las relaciones que se sostienen.

En vista de todo lo anterior, el designado Canciller, Carlos Holmes Trujillo, anunció que se hará una revisión detallada a la decisión tomada por el gobierno anterior, justificados en las consecuencias internacionales que podría traer el reconocimiento de Estado a Palestina.

“Vamos a analizar cuidadosamente las implicaciones de esa decisión que se tomó a través de la nota cuyo contenido conocemos hoy para dar los pasos que correspondan de lo que es la política de Colombia de defensa de nuestros intereses”, explicó Trujillo, afirmando además que para el gobierno de Duque “es prioritario mantener las relaciones de cooperación con aliados y amigos y el compromiso de contribuir como siempre lo ha hecho a la paz y a la seguridad internacional”.

La decisión del gobierno Santos provocó gran molestia además entre la comunidad Judía del país, los cuales a través de su director, Marcos Peckel, expresaron desacuerdo.

Se destaca de la decisión tomada por el anterior gobierno que en la carta con la que comunicaba este hecho, la excanciller María Ángela Holguín, hizo una invitación a la paz entre Palestina e Israel, en el sentido que Colombia no ha sido ajena al conflicto entre ambos Estados, por lo que mostró claro apoyo a la cuestión Palestina dentro de las Naciones Unidas.

“Así como el pueblo palestino tiene derecho a constituir un Estado independiente, Israel tiene derecho a vivir en paz al lado de sus vecinos”, expresa el comunicado.

Según explicó revista Semana, una de las motivaciones del nuevo gobierno para hacer una revisión detallada de la decisión es las relaciones con el gobierno de Estados Unidos, pues hay que recordar que recientemente el presidente Donald Trump trasladó la embajada en Israel a Jerusalén, como un acto de reconocimiento de esta como la capital legítima. Fuentes consultadas: RcnRadio y Semana.

Categories: Nación