Álvaro Uribe Vélez estuvo de visita en El Roble, Sucre, lugar donde 15 años atrás mientras era Presidente de la República, atestiguó las denuncias hechas por Eudaldo Díaz Salgado, quien señaló la corrupción y la parapolítica en el departamento y le advirtió al mismo Uribe que lo iban a matar.

Este fue hallado muerto después de haberse dirigido al ahora senador del Centro Democrático.

Sin importar el precedente existente en la población, el líder del uribismo llegó con toda la calma y ánimo a hacerle campaña a Iván Duque al territorio, lo que uno de los líderes sociales no quiso aceptar y le increpó directamente, llamándolo “cínico” e “hipócrita” por aparecerse después de lo ocurrido con Edualdo.

Las denuncias de Díaz Salgado habrían sido realizadas durante uno de los consejos comunales en el año 2003, al que asistió Uribe como presidente y donde fue testigo de sus advertencias con las que aseguró que lo iban a matar, mientras señalaba al entonces gobernador Salvador Arana por tener nexos con los paramilitares. El momento habría sido transmitido en directo por televisión nacional.

Díaz comenzó presentándose como el alcalde del Roble, “suspendido por una razón injusta” y continúo con múltiples denuncias sobre la corrupción en el departamento.

Según manifiesta el portal Verdad Abierta, después de las advertencias hechas por Eudaldo y haber dicho directamente que lo iban a matar, la “respuesta oficial fue retirarle los escoltas a finales de marzo”.

‘Tito’ fue entonces primero desaparecido el día 5 de abril de 2003, y solo cinco días después aparecería en el sector Boca del Zorro, con nueve impactos de bala, sin vida y con signos de tortura.

La Nación fue condenada y señalada como responsable por la muerte del entonces alcalde de El Roble por no haberle brindado la protección necesaria a pesar de sus claras advertencias de que iba a ser asesinado. La historia no se detiene ahí, pues cinco testigos que declararon en este caso también fueron hallados asesinados.

Con motivo del homicidio inicial, el denunciado gobernador Salvador Arana le fue abierta una investigación, al enterarse de esto el entonces presidente Uribe lo nombró como embajador de Chile para protegerlo; no obstante, este fue sentenciado como culpable a 40 años de prisión junto a otros 6 exparamilitares por el homicidio y tortura de Eudaldo Díaz.

A pesar de todo esto, Álvaro dio una visita muy campante a El Roble, lo cual fue rechazado por varios de sus habitantes. Con ánimo de reivindicarse, el senador aseguró durante dicho acto público que lo que había pasado con “el alcalde ‘Tito’” le duele.

Una de las pobladoras, Nicolasa Arrieta, le contó a Noticias Uno con indignación la molestia que tienen con el expresidente Uribe, asegurando que él debió brindarle en esa época al alcalde Díaz Salgado la protección necesaria, sin embargo, no lo hizo y por eso lo asesinaron. “Y hoy tiene el cinismo y la hipocresía de venir acá”, expresó molesta la mujer que además denuncio a Oswaldo Ortega, militante del Centro Democrático, de amenazarla durante el evento político.

Otros habitantes como Néver Padilla aseguraron que en la población existe un gran resentimiento contra Vélez por el asesinato de ‘Tito’, pero que es mejor “quedarse callado”.

Mientras tanto el Senador recordó que quien lo responsabilizó de la muerte del entonces alcalde, fue Gustavo Petro mientras fungía como congresista. Todo esto generaba los abucheos del público que gritaban palabras de alto calibre al líder del uribismo, pero este solo contestaba, como ya se le volvió costumbre, que los que le dicen “asesino y paraco” son las Farc, Santos y Petro.

A pesar de todo, el expresidente continuó con su acto de campaña vendiendo a Iván Duque como el mejor candidato y que estará dispuesto a escucharlos si llega a ser presidente – irónico –. Fuente consultada: Noticias Uno y twitter de Álvaro Uribe Vélez.

Categories: Elecciones Política