Desde que las Farc dejó de ser el tema central de discusión en Colombia, y ya no había excusa para culparlos de todos los males del país, los políticos reubicaron sus esfuerzos en opinar sobre la corrupción.

Lo anterior se convirtió en tema central de propuestas, críticas y promesas electorales para todos los candidatos – así hayan estado involucrados en hechos de corrupción – que ahora su objetivo primordial es la lucha contra los corruptos.

Es por esto que el candidato Germán Vargas Lleras este martes durante una conferencia titulada “La Ética de lo Público”, llevada a cabo en la Universidad del Rosario, afirmó que durante 30 años que ha laborado como funcionario público ha velado por impulsar leyes y normas que permitan enfrentar la corrupción y ayudar al desarrollo de los sectores del país con transparencia.

Vargas Lleras, quien ha sido masivamente criticado por haber aprovechado los recursos públicos a los que tuvo acceso mientras fue vicepresidente para comenzar a pavimentar su campaña, y que él mismo admite en televisión pública, además de estar involucrado con Cambio Radical en donde en más de una ocasión se ha señalado al partido de estar inmiscuido en hechos de corrupción, ahora aseguró que se ha dedicado a luchar la corrupción desde siempre.

“La corrupción parece un monstruo de mil cabezas, por eso en mi programa de gobierno hay un capítulo exclusivo para combatir este flagelo que cada día se reinventa. No basta con tomar medidas anticorrupción, lo que importa es que las medidas de control sean eficientes. Lo mío no son los slogan oportunistas para ganar votos, lo mío es combatir la corrupción como lo he hecho toda mi vida”, expresó el candidato Vargas Lleras.

Esto no es todo, a parte de posar como el salvador del país, que lucha contra la corrupción avalado por uno de los partidos más corruptos existentes, él mismo asegura que ha colaborado con la creación de numerosas normas que están encaminadas a combatir este malestar que tanto nos afecta.

Según el exvicepresidente, Colombia tiene una de las herramientas más modernas y efectivas para combatir la corrupción, pero el problema radica en el marco normativo que no se aplica por falta de voluntad y decisión política. “Lo que tenemos que cambiar es la gobernabilidad”, aseguró el ex vicepresidente.

Categories: Política