Por alguna razón, en Colombia le seguimos dando una relevancia notable y mediática a los ex presidentes, ejemplos como los de Uribe y Pastrana, que siguen creyendo tener autoridad para decir cómo deben ser las tomas de decisiones del país, sobretodo, en ámbitos para los que ellos durante sus gobiernos no llevaron como se debería.

En razón de esto, nos pareció importante destacar las cifras otorgadas por la Unidad De Víctimas, en las que a través de una gráfica se muestra el aumento considerable de las víctimas de conflicto armado durante los gobiernos de los susodichos exmandatarios, desde 1998 hasta 2010, y cómo esas cifras tuvieron una disminución abismal durante el gobierno de Santos a partir de 2010 –sin ánimo de defender el nefasto gobierno de Juan Manuel-.

En las cifras otorgadas por el Registro Único de Víctimas, se evidencia que en todas las cifras que abarcan la calidad de víctima, dícese: secuestros, desplazamientos, muertes determinadas y masacres , Uribe y Pastrana tienen los números más altos, con una constante en aumento durante sus años en la presidencia, dejando como total a los dos ex presidentes con el 70.1% de las víctimas del conflicto -registradas desde 1986-.

Ahora bien, para nadie es un secreto que a Juan Manuel Santos se le sale el país de las manos en más de un aspecto, sin embargo, estadísticamente, se ha demostrado que su visión de la paz, efectivamente, ha aportado para que el conteo de víctimas del conflicto vaya en tendencia de disminución desde el año 2010. Por lo tanto, es una actitud ridícula, y totalmente incoherente, que ex presidentes como Uribe y Pastrana pretendan criticar infundadamente el acuerdo de paz firmado con las Farc, cuando estos dos llevan la corona por mayor número de víctimas durante sus mandatos.


Sí, es cierto el gobierno de Santos tiene falencias notables, pero en ningún momento es coherente que Álvaro Uribe Vélez con conteo de 3.374.270 de víctimas registradas en su presidencia, sea el principal crítico de los procesos de paz, y que pretenda enseñar al país cómo se deben tratar a los que han sufrido este flagelo por parte de delincuentes como los guerrilleros, paramilitares, etc., y cómo se debe conseguir la paz. ¿Acaso durante sus ocho años no le alcanzaba para aplicar todo lo que hoy critica?

Si algo nos debe quedar claro, es que los ex presidentes son eso, “ex’s”, su momento pasó y debieron demostrar sus cualidades para mandar el país durante sus gobiernos, si no lo lograron, pues bien, pueden dar espacio a que alguien más lo intente, pero por ninguna razón que nos intenten hacer creer que ellos son la autoridad competente para determinar el mejor camino del país, pues los colombianos no estamos ciegos, y ya sabemos qué fue lo que ellos hicieron.

Categories: Nación