Derivado de las acusaciones que lanzó el hijo menor del expresidente Álvaro Uribe, Jerónimo, contra Gustavo Petro, en las que insinuó que el político ha colabora con el auge del narcotráfico y la violencia en el país, gracias a las alianzas que tiene con varios colectivos criminales y con los intereses de Juan Manuel Santos durante su reelección, el excandidato presidencial lanzó una contundente respuesta en la que señaló que es realmente Uribe el que tiene relación con criminales.

Petro vinculó a la familia Uribe precisamente con Pablo Escobar y la familia Ochoa, quienes aseguró son los verdaderos culpables del auge del narcotráfico en el país, y esto lo lograron gracias a la ayuda del expresidente.

En vista de lo anterior, Jerónimo Uribe comenzó a acusar a Gustavo de siempre querer tachar falazmente a su padre con situaciones que no puede demostrar, insinuando que estos son inventos rebuscados suyos que, en últimas, resultarán culpándolo de momentos de violencia en la historia en los que no tuvo que ver, haciendo una clara referencia en contra del exalcalde por la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19.

No sólo con este trino lanzó su crítica, sino que continuó de manera reiterada compartiendo una captura de pantalla de la respuesta de Petro, indicando que es, precisamente, por ese tipo de comentarios que asegura que el senador electo siempre busca la forma de vincular a su papá con criminales con los que nada tiene que ver.

De esta forma no le dieron más pie a la discusión pero ambos dejaron clara una posición de enfrentamiento, en la que Petro continúa, como es normal, denunciando las irregularidades de la figura política de Uribe y sus sospechosas alianzas por las que ha resultado involucrado en más de un proceso judicial; y Jerónimo como también es de esperarse, defiende a su padre aseverando que lo que hace el exalcalde de Bogotá es inventar momentos que nunca han pasado.