Este 7 de agosto se llevó a cabo la posesión del nuevo presidente de los colombianos, Iván Duque, pero como todo acto político, no estuvo exento de fuertes críticas por diferentes situaciones que se presentaron durante y después del desarrollo del mismo.

El que más indignación y quejas causó, fue el nuevo presidente del Senado, Ernesto Macías, uno de los más acérrimos uribistas que logró quedar como cabeza de esta importante corporación hace unas semanas.

Resulta que el político dio uno de los discursos más largos que se hayan expresado en una posesión presidencial, es más, algunos presidentes ni siquiera han hablado tanto, pero utilizó estos minutos para despotricar de Colombia ante la mirada de cientos de invitados, muchos de ellos internacionales.

Dicha noticia de indignación contra Macías, dio para hablar en medios de comunicación fuera del país, como lo hizo NewsWeek, el cual desde su título indicó que este político había mostrado una imagen hacia el exterior de una Colombia llena de cocaína y de ser foco de la delincuencia.

Por eso aseguran que dentro de sus palabras arrojó una imagen negativa del país cuando habló, por ejemplo, que Colombia tiene un “récord deshonroso” de ser el mayor productor de cocaína del mundo hasta el 2017 con 921 toneladas.

Recuerdan igualmente que Ernesto recalcó que supuestamente la extorsión había aumentado en 295 por ciento para el año 2016, los delitos sexuales en 319 % y que las bandas criminales estaban en aumento, además que Santos le dejó a Duque una deuda pública de $440 mil millones.

En ese sentido, el medio invitó a la analista de política internacional, Andrea Saldarriaga Jiménez, la cual manifestó que con ese discurso a Iván Duque le quedará difícil conciliar las opiniones más radicales dentro de su partido en búsqueda de la unidad que tanto pregona para el país.

Pero fue más allá y recordó que este tipo de confrontación discursiva es la que ha llevado a Colombia a la violencia política como se vivió hace algunas décadas, por lo que invita al Presidente para que se distancie de su partido político, el Centro Democrático, y así pueda gobernar para los otros 40 millones de colombianos. Lea acá la nota de Newsweek.

Categories: Congreso